LAS DIFICULTADES DEL ABOGADO QUE NO SE VEN

El post de hoy no va sobre abogados ni clientes.

El post de hoy va sobre las dificultades de algunos compañeros para “ir tirando”.

En estos momentos estoy en una juzgado X, extrapolable a cualquier juzgado de España o cualquier colegio de abogados.

Muchos compañeros han tenido que hacer encaje de bolillos y ahora se ven libros en las casas y los despachos, ordenadores y bases de datos en el colegio.  Veo como se atienden a los clientes de modo continuo en dichas salas.

Lo que, en mi particular opinión, no se está comunicando al administrado (o justiciable), como ustedes prefieran, es que el sector de la abogacía, los que somos normales, los que no ganamos 300.000 o 400.000 € de media sin bajarnos del coche, lo está pasando mal, muy mal.

La reflexión es que no se está sabiendo explicar al ciudadano que las tasas nos afectan a nosotros,  pero también a ellos. Los recortes en justicia gratuita nos afectan a nosotros, pero mucho más a ellos.

Como conclusión, entiendo que  los que mandan deben estudiar ampliar canales y lineas de comunicación que puedan llegar al ciudadano y explicar que nuestras protestas son por nosotros pero también por ellos; porque sino acabaremos todos en las salas del colegio de abogados atendiendo al cliente porque no tendremos otro lugar donde cobijarnos… si los colegios profesionales aguantan (pero esa es una historia que abordaremos otro día)

EL 20 DE NOVIEMBRE. HAZ TT el HASTAG DE GUERRA CONTRA LAS TASAS.

El día 20 de noviembre realizaremos una serie de movilizaciones, otra vez.

Antes de seguir leyendo entra en www.labrigadatuitera.wordpress.com o www.alfredoherranz.blogpost.com Y PROPÓN TU HASTAG EN TWITTER para hacerlo TT el día 20 de noviembre.

Espero equivocarme pero no creo que sirva de mucho la protesta del #20N. Llámenme derrotista, pesimista o agorero, lo que prefieran.

Veo compañeros esforzándose, organizando diferentes actividades para señalar la situación tan compleja que se atisba en el horizonte pero son compañeros deslavazados. ¿No es hora de organizar un lobby en condiciones? ¿Tenemos miedo a la nombre, al concepto o a la imagen de lobby? ¿Puede ser peor la imagen de los abogados en el ciudadano por luchar por lo que está pasando en la Justicia? ¿Sabemos transmitir al ciudadano que va a suceder? y la pregunta fundamental ¿Quién nos puede o debe guiar en esta guerra, los Colegios, el CGAE o ambos? ¿Hemos salido tarde pensando que no nos iban a afectar las reformas?

Esta situación me recuerda a un poema de Martin Niemöller; poema que descubrí cuando empezó la crisis y que me parece, mutatis mutandi, un reflejo de la sociedad española en general, en la que me incluyo, y los abogados en particular.

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío,
Cuando finalmente vinieron a por mi,
no había nadie más que pudiera protestar

No seamos los últimos en protestar porque no quedará nadie para ayudarnos, no pensemos que las demás actividades o profesiones no nos afectan, colaboremos con ellos.

Los recortes pueden ser necesarios, cierto; pero la improvisación y la chapuza de personas que no han tenido que estar trabajando en un Juzgado y están decidiendo el futuro de la Justicia no son necesarias.

ERRORES DE COMUNICACIÓN.

Soy el típico abogado que lee, relee; cambia y vuelve a cambiar sus escritos. Soy el tipo de abogado que para enviar una carta, un mail o un mensaje lo piensa dos veces.

Además de esta manía me gustan este tipo de temas y, en mis ratos libres, leo artículos, estudios y opiniones sobre la comunicación escrita.

¡Pues hoy he metido la pata hasta el fondo!

La dinámica de multifunción, velocidad, interés por agradar y contestar de modo inmediato me ha jugado una mala pasada.

Todo el mundo recomienda, acertadamente, que, antes de responder un mail, lo leas dos veces, lo asimiles y lo contestes sentado en el despacho de modo pausado y reflexivo. ¿qué hice yo? Pues todo lo contrario.

Hoy me enviaron un mail con un estudio que había pedido como favor. El amigo al que se lo pedí, se interesó (y molestó) en solicitarlo y una tercera persona me lo envía.

Primer error: Las prisas e incumplir todas las normas lógicas y que da la experiencia para contestar un mail.

Segundo y más grave error: confundí a este amable compañero que me envía el informe con un seguidor de twitter, al compartir apellido.

A partir de ahí vino la debacle: Mi contestación del primer mail fue cercana y del estilo de contestar a un amigo que te conoce. ¡Desastre!

Además, después de una lectura rápida del informe le hice una nota para actualizar una parte del mismo.

Creo que la velocidad de respuesta la tomó -o eso percibí en su respuesta- como un comentario inapropiado (después de leer dos veces el mail que envié me lo hubiera tomado igual).

Tercer error: querer arreglar los anteriores errores con otro mail confuso y errático.

Un rato más tarde, después de darle vueltas a mi cabeza, me pongo a leer el mail que le envié con las respuestas y me siento fatal ¡Qué metedura de pata! Pues, con las prisas, se me ocurrió la feliz idea de enviarle otro mail con el fin de puntualizar y aclarar mi anterior mail ¡Nuevo error!

Ya enviados todos los mails, los releo y no tienen orden, estructura ni sentido.

Además con la rapidez y el intento de arreglar el malentendido rápido (el corrector del Iphone no ayudo en nada) he cometido más faltas de ortografía que en toda mi vida académica.

Después de hoy, si este compañero me considera un profesional apto será un milagro porque la impresión que debe tener es ¿Quién es el cazurro éste? Y, sabéis que, tiene toda la razón.

La moraleja: antes de contestar un mail aunque sea de un amigo debemos sentarnos, reflexionar lo que vamos a comunicar, estructurarlo de modo claro y sencillo y leerlo antes de hacer click en el botón de enviar. Nunca se sabe a quién se le va a contestar.

Pequeñas propuestas al CGAE para aplicar tecnologías a los abogados.

Esta pequeña divagación surge como contestación al post de un amiguete virtual llamado Alfredo Herranz Asín que recomiendo leer.

http://alfredoherranz.blogspot.com.es/2013/11/almuerzo-de-trabajo-sobre-redes-sociales.html?showComment=1383744873830#c5531791449892672627

Esta es mi pequeña aportación, en un intento de tormenta de ideas. Colaborad con él en su blog en beneficio de todos.

MI RESPUESTA:

“Reflexiones que yo haría respecto a la utilización en favor de los abogados de las redes y las tecnologías por el CGAE.

1.- Adaptar la web de Abogacia.es y sus contenidos a necesidades reales del abogado.

Sin entrar en los servicios que prestan operadores privados tipo Aranzadi, Derecho, La ley, etc. La web pude abordar información más útil para el abogado. Twitter está ahí. Si todos podemos acceder a la información de manera gratuita, la web puede ordenarla para aquellos compañeros que no tengan tiempo o habilidad para dicha red.

Hay webs institucionales dispersas que publican gratuitamente informes, estudios y transcripciones de conferencias. El CGAE podría o bien ordenarlas o bien adoptar convenios de colaboración para poder enlazarlas desde la web de modo ordenado.

2.- A mi, como abogado que tiene un despacho en zona rural me gustaría que el CGAE dispusiera de biblioteca on line al estilo del ICAM. Si formaliza acuerdo o convenio con todos los colegios de abogados podría facilitar a todos los abogados este servicio.

3.- FORMACIÓN ON LINE. El CGAE podría facilitar formación on-line necesaria –no digo gratuita- mediante convenios y homogeneizar la formación que se imparte a todos los colegiados a través de los diferentes colegios de abogados.

Es cierto que la web ofrece un plan de formación continua pero es escaso e ineficiente, a mi parecer.

4. TODOS LOS ACTOS, CONFERENCIAS O ACTIVIDADES puedan ser seguidas por streaming

5.º- Iniciar dos tipos de campañas.

La primera dirigida a los abogados, a través de la revista, si queremos, con el objetivo de encuestar a los profesionales sobre cuales son sus necesidades. Una portada de la revista que diga ¿qué necesitas del CGAE? Abrir unas respuestas predeterminadas y sugerencias. Testarlas y emitir un análisis de las necesidades de los abogados según su ubicación, tipo de despacho o especialidad.

La segunda dirigida a los ciudadanos. No puede ser que la imagen del profesional esté tan vituperada. El turno de oficio es un activo importantísimo que hay que saber “vender”. No veo campañas como las de los médicos, los profesores, etc. Hay que saber explicar lo qué hacemos y cómo lo hacemos. En este sentido, hay una línea a considerar que es la de Cartagena y el video que realizaron hace no mucho tiempo. De hecho, su decano y su equipo creo que son una referencia correcta.”

FORMACIÓN DE DESPACHOS VIRTUALES

No hay viento favorable para el que no sabe dónde va“. La cita se atribuye a Séneca.

Dudo que Séneca imaginase el mundo globalizado de hoy en día. Julio Verne pudo visualizar la llegada a la luna y al centro de la tierra pero no internet…

La globalización, internet, los medios digitales, es un mundo de posibilidades.

Hace no tanto tiempo alguien con una forma de pensar diferente ideó un producto llamado Legalitas -no pretendo entrar en polémicas- y creó una red de colaboraciones a través de una idea y una apuesta diferente de abogacía. Hace poco leí que grandes despachos estaban estudiando implementar una linea low cost en sus firmas. Las cosas cambian y el mundo se mueve.

Los pequeños despacho debemos movernos. La abogacía clásica está cambiando. Cada día, en mi twitter, el serio @ABELEDOABOGADOS y el menos serio @luisabeledo, tengo nuevos seguidores que abren sus cuentas, cada día más gente tiene blog y nadie discute la necesidad de tener una web.

¿Hacia donde podemos movernos de un modo austero y barato para posicionarse en el mercado?

No es nuevo, no invento la pólvora, las colaboraciones entre despachos y profesionales han existido siempre; muchos despachos formados por varios compañeros funcionan así: gastos en común, cada uno trabaja de modo independiente y beneficios para quién lo trabaja; o la Comunidad de Bienes para quienes quieran poner a prueba la amistad.

La idea que propongo es la generación de una marca común y que cada pequeño despacho lo aproveche. Muchos despachos que colaboran entre ellos lo han hecho. Crear una red de despachos bajo nombre comercial no es nueva, yo he visto muchos; pero no de pequeños despachos sino de despachos medianos que se convierten en “grandes”. Funcionan con un nombre comercial común en web pero individual en su “jurisdicción” (permitidme la licencia de palabras).

Este sistema de organización profesional -y empresarial- antes era muy costoso, viajes, reuniones, puentes aeréos… Hoy con un programa informático en la nube, un email, un servicio de secretariado on line y videoconferencias es eficiente, barato, cómodo y lo más importante… es posible.

Mi despacho da cobertura en Tenerife a muchos despachos, sobre todo Madrid y Galicia, que quieren dar servicio a sus clientes establecidos en Canarias pero el coste de abrir una oficina o el viaje por una vista es muy costoso. Funcionamos por mail y videoconferencia de modo rápido, eficiente y a bajo coste.

Quizá es el momento de proponer crear una marca conjunta. Quizá es momento de integrar mi despacho en una red de colaboradores en toda España. Quizás deba avanzar hacia nuevas posibilidades… Quizás.