INTRODUCCIÓN INDEBIDA DE LA DECLARACIÓN SUMARIAL DEL ACUSADO.

Hoy vamos a iniciar una serie de post cuya temática será el Derecho Penal.

El tema a tratar hoy es el ¿por qué no es tan bueno, a veces, declarar delante de un juez? Y si declaras en las Diligencias Previas, ¿debes completar la declaración en el plenario? No seré yo quien cuestiones la estrategia jurídica de cada cual porque tienen unos elementos de valoración sobre el asunto que yo no tengo.

El post está encaminado a conocer, al menos para mi, que tanto los testigos como los co-imputados si declaran en DP la lectura de esa declaración en el plenario servirá para dar reproducida su declaración y hará prueba. Es más, el Juzgador dispone de absoluta libertad para conceder mayor fiabilidad lo manifestado por los testigos en fase de instrucción, o incluso ante la policía o a lo manifestado en el plenario cuando se observan contradicciones en las respectivas declaraciones.

El supuesto de hecho es la alegación de la defensa de la vulneración de y a un proceso con todas las garantías, ex ar 24.2 CE, en relación con el art 714 y 730 LECrim, por introducción indebida de la declaración sumarial del acusado pese a que no silenció en estrictu sensu, ya que si contestó al interrogatorio de la defensa; pero el juzgador acordó en el acto del plenario la lectura de tal declaración instructora incluso con carácter previo a la declaración.

En STS de 4 de febrero de 1998 dice: “las contradicciones, retractaciones o correcciones sobre implicación de los acusados en los hechos en que se enjuician, frecuentes en las afirmaciones del sumario y las evacuadas en el acto del juicio oral, no significa la inexistencia de actividad probatoria, sino que pasa a ser un tema de apreciación probatoria, pudiendo el Tribunal sentenciador llevar a cabo una confrontación entre unas y otras formas y formar un juicio en conciencia sobre su respectiva veracidad, en los términos que autoriza el art 741 LECRIm.

 

Al respecto el TC en ST 1/2006, de 10 de enero, incide en que dicho Tribunal ha admitido también la posibilidad a través de las previsiones de los arts 714 y 730 LECRIm siempre que “el contenido de las diligencias practicadas en el sumario se reproduzcan en el juicio oral mediante la lectura pública del acta en que se documente, o introduciendo su contenido a través de los interrogatorios (STC 2/2002 de 14 de enero) pues de esta manera y ante la rectificación o retractación del testimonio operado en el acto del juicio oral (714 LECRIm) o ante la imposibilidad material de su reproducción (art 730 LECRIm) el resultado de las diligencias accede al debate procesal público ante el Tribunal cumpliendo la triple exigencia constitucional probatoria, publicidad, inmediación y contradicción STS 155/2002 de 22 de julio.”

En fin, seguro que hay mucho penalista que me llama la atención pero, a veces, que la primera declaración del imputado y/o testigo sea en el plenario puede evitar muchos problemas de incoherencia o contradicción entre los acusados cuando son macrocausas y permite una mejor organización de la defensa.

Anuncios

1 comentario

13 diciembre, 2014 · 13:52

Una respuesta a “INTRODUCCIÓN INDEBIDA DE LA DECLARACIÓN SUMARIAL DEL ACUSADO.

  1. Esta misma semana he interpuesto recurso de apelación por infracción de la Presunción de Inocencia 24 CE, por la aportación durante la vista oral de una declaración testifical sumarial en la que no se citó a esta defensa para su práctica. Con ello, se ha impedido la Contradicción, y por tanto el derecho a un juicio justo Art. 6 CEDH.
    Al estar ilocalizable el testigo, el Ministerio Fiscal solicitó su aportación al plenario por la vía del 730 LECr.
    En el informe final, la defensa se centró en nulidad de la prueba testifical, que aunque correctamente aportada al procedimiento, la falta de Contradicción invalidaba la prueba, no siendo necesaria la impugnación de dicha vía, dado que la falta de validez de la prueba no cumplía con los requisitos exigidos por la Jurisprudencia del TEDH, TC y TS; de tal forma que no haberla impugnado en el momento (para evitar la posible suspensión del MF) no puede tener efecto convalidatorio, que haga lícita la prueba que no lo es. No es por tanto, cuestión de legalidad procesal, que debía impugnarse, y cuya indefensión hubiera debido concretar; sino que afecta de tal déficit constitucional, nunca llegó a ser prueba válida, y en consecuencia nullum efectum producit. Un saludo, Ion Palacios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s