Las Juntas Generales “clandestinas”

Mi corta y pega de hoy es de una STS 3356/2017, de 20-9, rec 1330/2015 ­­­a la que llego a través del blog de Luis Cazorla que, a su vez, menciona al blog de Jesús Alfaro, para mi las dos referencias principales de la bitácora mercantil.

Este post no tiene otro objetivo que guardar para mi uso personal el enlace a la sentencia Y para recordarme a mi mismo que las Juntas Convocadas clandestinamente son impugnables y la Sentencia que debo citar si entra un asunto similar en el despacho:

Sobre la validez de la convocatoria, destacamos:

No obstante, habrá supuestos en que procedería la sanción de nulidad si se acreditara el ánimo del convocante de que el anuncio pasara desapercibido, lo que puede deducirse, por ejemplo, de la ruptura de la que, hasta entonces, había sido la pauta general para convocar las juntas (notificación personal, anuncio en un diario concreto…). Es el caso de la sentencia de esta sala 272/1984, de 2 de mayo , en que no se citó personalmente al accionista mayoritario, una sociedad francesa, «como usualmente se venía haciendo». O de la sentencia 171/2006, de 1 de marzo , que confirmó la sentencia que declaró la nulidad de la junta, pues aunque el diario era de los de mayor difusión en la provincia, no lo era en la isla del domicilio y, sobre todo, se omitió «el aviso personalizado que todo parece indicar se practicó otras veces». A su vez, la sentencia 1039/1999, de 9 de diciembre , advirtió que este tipo de situaciones encuentran mejor acomodo en el art. 7 CC (mala fe y abuso del derecho) que en el art. 6.4 (fraude de ley) del mismo Código .

Sobre abuso del derecho:

«La apreciación de la existencia de mala fe o de actuación abusiva por parte de los administradores constituye una valoración que se asienta en el examen de la prueba y circunstancias concurrentes y ha de ser respetada en vía casacional, salvo que se revele ilógica o absurda. La fijación de la base fáctica ha de ser respetada salvo que prospere la alegación casacional de error de derecho en la valoración de la prueba. La existencia o inexistencia de buena fe es cuestión de hecho y, por tanto, de la libre apreciación del juzgador de instancia, sin perjuicio de que también se refiera a un concepto jurídico que se apoya en una valoración de la conducta deducida de unos hechos cuya apreciación jurídica puede ser sometida a una revisión casacional ( STS de 18 de diciembre de 2001 , que cita otras muchas). Del mismo modo, la Sentencia de 28 de mayo de 2002 dejó sentado que es doctrina jurisprudencial que, para la declaración de existencia de abuso de derecho, resulta necesario que en las premisas de hecho establecidas por la sentencia recurrida se manifieste el abuso en las circunstancias que lo determinan ( SS. de 26 abril 1976 y 14 julio 1992 ), así como que su apreciación exige que la base fáctica ponga de manifiesto las circunstancias objetivas (anormalidad en el ejercicio) y las subjetivas (voluntad de perjudicar o ausencia de interés legítimo), según la sentencia de 30 mayo 1998 ».

Un gran lío SOLIDARIO en twitter

El corta y pega de hoy es de un post de @alfherranz sobre lo que a él se le ocurrió titular “Solidarilaw” (madre mía cuando lea esto @apariciosan). 

Para no perder el espíritu del blog hago corta y pega:

“SOLIDARILAW

Una entrada breve para no desviar la atención de lo esencial.
Fernando Díaz Marroquín (@fdodm en tuiter) ha trabajado la ley de sociedades de capital y realizado una obra jurídica comentando la misma y poniendola a disposición en abierto para toda persona que esté interesada en la misma. Abogados y otros juristas del ámbito mercantil alaban la calidad de la misma.
La ley de sociedades de capital comentada por Fernando Díaz la teneis en drive en este enlace
Lo que Fernando pide (que no exige, ahí está la grandeza de este hombre) es una DONACION a una de las dos entidades siguientes: la Fundación Garrigou o la Fundación Aladina. Os pongo a continuación los números de cuenta por si quereis contribuir.

También agradecería toda la difusión que le podais dar a esta iniciativa, que pone en valor los aspectos positivos de las redes sociales, la importancia de la comunidad (en este caso con efectos solidarios) y eleva a un nivel superior lo que ya de por sí era un importante trabajo (la ley comentada) con una inusual mentalidad colaborativa (puesta a disposición en drive).

Las cuentas bancarias donde efectuar la donación:
Fundación Garrigou: ES21 0081 0309 7700 0161 8772 (aquí teneis enlace para hacer donativos)
Fundación Aladina ES50 0049 1838 1122 1037 4758 (aquí teneis enlace para hacer donativos)”
 Esta historia hasta fue recogida por CONFILEGAL bajo el título:
Sin duda que, @luisjasanchez, autor de la noticia, que siempre está ahí para colaborar desinteresadamente en estas cosas, también debería incluirse por su valiosa aportación.
 

 

Transformación de SL a SA. Patrimonio No Dinerario.

En un lugar de Canarias,
De cuyo nombre no quiero acordarme,
No ha mucho tiempo que vivía un cliente
De los de buena empresa, muy inquieto,
Y con necesidad de una transformación
De una SL en una SA.

Así podría empezar un libro con probable fortuna.

Ha llegado a mis manos una Resolución de 25-7-2017 de la DGRN, publicada el 12 de agosto de 2017 (apunta @fdodm ) en virtud de la cual resuelve el recurso contra la negativa del registrador mercantil de SC de Tenerife una escritura de transformación de una SL a una SL.

Traigo esta resolución al blog porque este supuesto de hecho se me presentó en el despacho y resolví la consulta en el sentido de la DGRN (que de repente que se la cepillan en el Mercantil) pero eso, a fecha de hoy, no lo sabemos.

El art 18.3 de la Ley 3/2009, de 3 de abril lo dice clarito:

18.3 Si las normas sobre la constitución de la sociedad cuyo tipo se adopte así lo exigieran, se incorporará a la escritura el informe de los expertos independientes sobre el patrimonio social.

Pese a que el artículo no distingue entre el patrimonio dinerario y no dinerario, se entiende que el informe del experto debe referirse únicamente al patrimonio no dinerario, salvo que se trate de una transformación en sociedad anónima europea (475 LSC), en cuyo caso el informe debe acreditar que la sociedad dispone de activos netos suficientes, al menos, para la cobertura del capital y de las reservas de la sociedad anónima europea (RDGRN 04.02.2014). Sólo si una norma especial exige un informe de contenido más amplio en sede de constitución de la sociedad el art. 18.3 LME habilita para su exigencia en régimen de transformación, pero fuera de los supuestos que cuentan con respaldo legal específico, no tiene amparo la exigencia de un informe con un contenido distinto al previsto legalmente (RDGRN 19.07.2016).” –Extracto de la nota 10 del magnifico texto comentado a la ley de Fernando Díaz Marroquín.

Dice la RDGRN que:

Como ya entendió este Centro Directivo en las Resoluciones de 4 de febrero de 2014 y 19 de julio de 2016, existen razones de peso para considerar que la redacción del artículo 18.3 no supone una alteración del régimen existente, en este punto específico.

En primer lugar, porque la remisión que hace el artículo 18.3 de la Ley 3/2009 al régimen de la sociedad anónima implica que el informe de experto independiente será exigible en los mismos casos en que es preciso para la constitución. De dicho régimen resulta que en ningún supuesto dicho informe abarca otra cosa que el patrimonio no dinerario y su valoración como resultaba del artículo 38 de la Ley de Sociedades Anónimas (en la redacción que le dio precisamente la Ley 3/2009, en su disposición final primera), y como resulta hoy indubitadamente del artículo 67 de la Ley de Sociedades de Capital, primero de los artículos contenidos en el Capítulo II, Título tercero, relativo a la valoración de las aportaciones no dinerarias en la sociedad anónima.

En segundo lugar, porque de lo anterior se sigue que la remisión que hace la Ley 3/2009 al régimen, en este caso, de la sociedad anónima no puede implicar que el contenido del informe técnico de valoración sea más amplio que el previsto en la propia normativa a que se remite.

Art 67 LSC:

  1. El informe contendrá la descripción de la aportación, con sus datos registrales, si existieran, y la valoración de la aportación, expresando los criterios utilizados y si se corresponde con el valor nominal y, en su caso, con la prima de emisión de las acciones que se emitan como contrapartida.
  2. El valor que se dé a la aportación en la escritura social no podrá ser superior a la valoración realizada por los expertos.

En tercer lugar, porque la exigencia de que el informe abarque todo el patrimonio social y no sólo el no dinerario no añade ningún elemento que justifique su demanda

Pues si amiguetes, si el balance contiene elementos de patrimonio no dinerario (un ordenador, una mesa, un teléfono, un telefax, un caballo andaluz o una estantería modular) habremos de acompañar a la escritura un informe de un experto independiente.

Responsabilidad de administradores por deudas laborales cuando hay causa de disolución.

 

En el corta y pega de hoy la cosa está en que hay una condena solidaria por una deuda laboral.

 

En primer lugar y en relación con la acreditación del interés casacional, porque la Ley de Sociedades de capital es un texto refundido de la legislación anterior en donde el artículo 367, con leves variaciones, reproduce el artículo 262.5 de la LSA , normativa que estaba en vigor en la fecha de producción de los hechos relevantes del presente caso. A su vez, tanto sobre su versión original, como sobre las posteriores y el actual artículo 367 LSC, existe ya jurisprudencia de esta sala; por lo que no resulta justificado el interés casacional alegado.

En segundo lugar, con relación al nacimiento de la obligación, hay que precisar que el concreto derecho de crédito a la indemnización por despido no nace con el contrato de trabajo. La contraprestación a la prestación de los servicios laborales es el salario ( art. 26 del Estatuto de los Trabajadores ), mientras que la indemnización por despido nace una vez que el mismo es declarado judicialmente improcedente y la empresa opta por la no readmisión ( art. 56 del Estatuto de los Trabajadores ). En el caso de autos, el nacimiento de la obligación indemnizatoria tuvo lugar cuando la sociedad estaba ya en causa legal de disolución.

En tercer lugar, hay que señalar que las deudas no sean comerciales, sino laborales, no supone ningún impedimento para la condena solidaria de los administradores sociales, puesto que ni el artículo 105.5 LSRL , ni el artículo 262.5 LSA , ni el actual 367 LSC, exigen que las deudas tengan que ser comerciales, sino que hablan de deudas de la sociedad en general.

Aportar una empresa en un aumento de capital.

Hoy vamos a tratar un tema aburrido: aportación de una empresa en un aumento de capital. Se puede, ¿si, no, depende?

El art 66 TRLSC establece que:

Artículo 66 Aportación de empresa 

  1. Si se aportase una empresa o establecimiento, el aportante quedará obligado al saneamiento de su conjunto, si el vicio o la evicción afectasen a la totalidad o a alguno de los elementos esenciales para su normal explotación.

  2. También procederá el saneamiento individualizado de aquellos elementos de la empresa aportada que sean de importancia por su valor patrimonial.

El art 190 del RRMercantil establece:

Artículo 190 Aportaciones no dinerarias 

  1. Cuando la aportación fuese no dineraria, se describirán en la escritura los bienes o derechos objeto de la aportación, con sus datos registrales si existieran, el título o concepto de la aportación, la valoración en pesetas que se le atribuya, así como la numeración de las participaciones asignadas en pago.

Si se tratase de la aportación de una empresa o establecimiento comercial, industrial o de servicios, se describirán en la escritura los bienes y derechos registrables y se indicará el valor del conjunto o unidad económica objeto de aportación. Los restantes bienes podrán relacionarse en inventario, que se incorporará a la escritura.

  1. En el supuesto de que existan aportaciones no dinerarias que se hayan sometido a valoración pericial conforme alartículo 38 de la Ley de Sociedades Anónimas, será de aplicación lo dispuesto en los apartados 2 y 3 del artículo 133.

La DGRN en resolución de 3-1-2017, fecha publicación 25-1-2017,

En principio, la identificación de las aportaciones no dinerarias debe realizarse por cada uno de los bienes aportados y no por el conjunto de ellos, salvo que se trate de bienes de la misma clase o género que se aporten como un todo formando un grupo o conjunto (y a salvo también la excepción de aportación de empresa o establecimiento mercantil o industrial que es contemplada como una unidad -cfr. artículos 66 de la Ley de Sociedades de Capital y 190.1, párrafo segundo, del Reglamento del Registro Mercantil-). La razón es que, siendo la aportación de los bienes individual, individual es la responsabilidad que se genera respecto de cada uno de ellos en cuanto al título y valoración.

En caso de aportaciones conjuntas, conforme al artículo 1532 del Código Civil, el que aporte alzadamente o en globo la totalidad de ciertos derechos, rentas o productos, cumplirá con responder de la legitimidad del todo en general; pero no estará obligado al saneamiento de cada una de las partes de que se componga, salvo en el caso de evicción del todo o de la mayor parte.

Por tanto, cuando se trate de aportaciones de conjuntos de bienes que no son considerados en su estricta individualidad, sino que son contemplados en globo, la norma debatida ha de ser aplicada con suficiente flexibilidad, atendiendo a su espíritu y finalidad (cfr. artículo 3 del Código Civil).

La SAP de Soria de 26-5-2016, St 63/2016, rec 81/2016, ROJ, SAP SO 106:2016, analiza la otra parte del :

En cualquier caso, hemos de seguir la doctrina, que sobre la materia establece la DGRN, y más en particular la resolución de 21 de junio 2012, en relación con “la posible inscripción de un aumento de capital social de una sociedad limitada, en el que parte del valor correspondiente a parte de las participaciones creadas es desembolsado mediante aportaciones no dinerarias”. Es decir, un caso similar al presente.

Indicándose que es necesario, en estos casos, que las participaciones correspondientes a aportaciones no dinerarias, estén debidamente identificadas. Reseñándose que en estos casos será necesario:

  • Describirse las aportaciones no dinerarias con sus datos registrales, si existieran.
  • La valoración en euros que se les atribuya.
  • La numeración de las acciones.

Añadiendo que esta exigencia, impone que la identificación de las participaciones adjudicadas en contraprestación de una aportación no dineraria, se lleve a cabo por cada uno de los bienes aportados y no en globo – como sucedía en la escritura de diciembre 2014-, siendo la razón que siendo la aportación de los bienes individual, individual ha de ser la responsabilidad que genera respecto de cada uno de ellos, en cuanto al título y valoración.

Y así se establece en el artículo 190.1 del Reglamento de Registro Mercantil , donde señala que cuando las aportaciones fueran no dinerarias, se describirán en la escritura los bienes objeto de aportación, y sus datos registrales, y la numeración de las participaciones asignadas en pago.

Siendo el objeto de todo ello, que conforme el artículo 73 de la LSC, cada socio, responderá frente a los acreedores, cuando se trate de aportaciones no dinerarias, de la realidad de las aportaciones y de la valoración fijada para cada una de ellas en la escritura. De tal manera que deberá fijarse en la escritura de aumento de capital, mediante aportaciones no dinerarias, la valoración de los bienes aportados, y la numeración de las participaciones asignadas en pago. Para fijar, cara a los acreedores, cuál es la responsabilidad individual de cada uno de los socios.

En definitiva, la aportación de la aportación de empresa o establecimiento mercantil como unidad es una excepción a la regla general por lo que no corresponde la valoración e identificación de cada uno de los bienes de la que es titular sino que es posible la valoración en globo.