EL DERECHO Y LA TECNOLOGÍA

Lo mejor de este post va a ser el título, no lo dudéis.  No esperéis que os abra los ojos a un mundo maravilloso de ceros y unos; ni tampoco al Derecho y las TIC. Este post está orientado a la utilización de la tecnología y cosas que podemos hacer para mejorar nuestra eficiencia y calidad de vida.

He hecho un fugaz viaje y, además de afianzar relaciones personales, he aprendido mucho, muchísimo. Lo malo de vivir tan lejos es la sensación de aislamiento y dificultad de una charla offline. No obstante, he percibido es que estoy más actualizado de lo que yo pensaba. Lo que más me sorprendió conocer que ninguno de los cuatro despachos que visité tenía implementada la doble pantalla en los ordenadores -o al menos las zonas de trabajo en las que yo me fijé-

Esta sencilla mejora de Hardware la hemos comentado muchísimo Emilio Aparicio y yo –incluso creo que conseguimos convencer a Asun Peix (o al menos eso quiero pensar) de poner una doble pantalla (Emilio y yo la tenemos)-. La implementación de un hardware básico permite una productividad increíble. El día que lo probéis os daréis cuenta que engancha la segunda pantalla. Yo ya estoy pensando en una tercera.

Otras utilidades tecnológicas que uso, vía software, es el Air Display. Utilizo mi iPad como segunda pantalla de mi portátil; no sorprendo a nadie si digo que todo el mundo utiliza Evernote para notas genéricas sobre temas; el mail lo tengo configurado con un sistema de buzones inteligentes que permiten un orden automático a la recepción, según asunto o remitente; tengo un gestor de expedientes hecho en Bento que me permite acceder a todo el expediente escaneado de forma ágil y dinámica y, por último, he suscrito una base de datos que me permite tener una magnifica biblioteca virtual para consultas on line sin limite de publicaciones de esa editorial en tarifa plana. No más libros en papel. No más costes y si más eficiencia.

Hoy he leído en el blog de @mt_law un post sobre Reinventalaw. Me quedo con esta parte: “Andy Wilson al recomendar a los desarrolladores que hagan aplicaciones que permitan a los abogados hacer sus tareas de forma más económica, mejor y más rápido (“cheaper, better & faster”). También de ello habló Basha Rubin al sentenciar que la automatización de documentos está aquí y va a quedarse (en referencia a Legal Zoom y Rocket Lawyer)”. La negrita y subrayado son nuestros.

“Cheaper, better & faster” la tecnología aplicada al derecho, el futuro o el presente, según como lo miremos; o cómo puede ser más útil para un despacho de abogados un programador que los propios abogados (en mi particular opinión)

Parece que fue hace un siglo cuando desde el despacho colaboramos, con nuestro feedback, con Thomson Reuteres con su eReader Proview, aquí. Una verdadera novedad para el sector hace ya año y medio que desconozco si llegó a tener un verdadero éxito.

Aquella experiencia provocó que mi inquietud tecnológica se disparase y nació mi convicción de que cualquier abogado con un doble click puede mejorar su eficiencia y su vida personal.