Archivo de la etiqueta: maquinación fraudulenta

La maquinación fraudulenta, ex art 510.4 LEC

Nadie discute que hay cosas ilógicas, raras o extravagantes en el universo jurídico. Pero también es verdad que a veces los abogados no somos lo respetables y rigurosos que debiéramos y aparecen lo que se llama maquinación fraudulenta. En contra de lo que pueda parecer a primera vista no es un cuestión “delictiva” sino que es uno de los motivos que darán lugar a la revisión de una sentencia firme, ex art 510.4 LEC.

De acuerdo con la doctrina más reciente de esta Sala, representada por las sentencias núm. 585/2014, de 23 de octubre , y 328/2015, de 18 junio « [l]a maquinación fraudulenta está representada por una concreta actuación maliciosa, que supone aprovechamiento deliberado de determinada situación, llevada a cabo por el litigante vencedor, mediante actos procesales voluntarios que ocasionan grave irregularidad procesal y originan indefensión ( SSTS de 5 de julio de 1994 , 22 de mayo de 1996 y 19 de febrero de 1998 ), así como que con esa conducta se impide “el ejercicio del derecho legítimo de defensa para asegurar una sentencia favorable” ( SSTS de 24 de febrero de 2000 , que cita las de 8 de noviembre de 1995 , 15 de abril de 1996 y 30 de noviembre de 1996 “. La doctrina de esta Sala ha recordado que la maquinación fraudulenta precisa de prueba cumplida de hechos, que, por sí mismos, evidencien que la sentencia ha sido ganada por medio de ardides o artificios tendentes a impedir la defensa del adversario, de suerte que concurra un nexo causal eficiente entre el proceder malicioso y la resolución judicial ( STS de 9 de diciembre de 1999 y las en ella citadas), y que no se autoriza a los litigantes a proponer un nuevo examen de las cuestiones que ya tuvieron un lugar adecuado en el pleito y la revisión ha de basarse en hechos ajenos al pleito ( STS de 14 de enero de 1988 ) ».

La Sentencia de hoy es lo que podríamos llamar pataleta de mal perdedor. El supuesto de hecho es el intento de revisión de un laudo alegando maquinación fraudulenta porque el arbitro había tenido una relación contractual con una de las partes revisando un contrato o que coincidió con uno de los abogados trabajando en un mismo despacho de abogados

En STS 4125/2015, de 6 de octubre de 2015, dice, acertadamente que “en este proceso no estamos enjuiciando la conducta del árbitro, respecto del que la exigencia de responsabilidad tiene sus propios cauces distintos del recurso de revisión, ni siquiera la regularidad del proceso, pues el recurso de revisión no es un recurso destinado a revisar la corrección procesal y sustantiva de lo actuado en el proceso finalizado por resolución con fuerza de cosa juzgada, sino la existencia de una maquinación fraudulenta por parte del litigante vencedor en virtud de la cual haya obtenido injustamente la resolución favorable. Y tales hechos no tienen la naturaleza ni la gravedad suficiente para considerar que ha existido tal maquinación fraudulenta en el sentido de actuación maliciosa de aprovechamiento deliberado por Ibermática de una supuesta falta de imparcialidad del árbitro, llevada a cabo por el litigante vencedor, que haya ocasionado una grave irregularidad procesal, al originar indefensión a la parte contraria para asegurar una resolución favorable.

Lo primero que se me ocurre es pensar que quien vio sus pretensiones desestimadas en un laudo no tiene amigos, conocidos o ha colaborado en procedimientos con otros compañeros para creer que un árbitro no tiene amigos de infancia, adolescencia, facultad, profesión, padres de compañeros de clase de sus hijos o vecinos con los que mantiene una buena relación.

Lo segundo y más importante es que la maquinación fraudulenta es el aprovechamiento torticero de actos procesales que deriven en una resolución favorable injusta gracias a una indefensión de la contraparte.

Anuncios

Deja un comentario

22 octubre, 2015 · 18:09

LA MAQUINACIÓN FRAUDULENTA EN EL PROCEDIMIENTO CIVIL. OCULTACIÓN DEL DOMICILIO DEL DEMANDADO.

LA MAQUINACIÓN FRAUDULENTA EN EL PROCEDIMIENTO CIVIL. OCULTACIÓN DEL DOMICILIO DEL DEMANDADO.

Todos los abogados nos hemos encontrado con el problema de la citación o emplazamiento del demandado. Normalmente aportamos el domicilio que conocemos, algún otro que nos suena y solicitamos al PNJ la búsqueda de otros si los hubiera. Si todo este despliegue de búsqueda no fuera suficiente solicitamos la citación por edictos.

Nuestro compañero, invitado de hoy, tuvo una mejor ocurrencia que al final no salió como esperaba que resuelve de modo claro la STS 3178/2014, de 22-7-2014, ponente Excmo Sr. Salas Carceler,

En fin, el supuesto de hecho es un demandante ejercita acción de resolución de contrato de arrendamiento que es estimada.

El demandado ejercita demanda de revisión con base al art 510.4º LEC y alega que la rebeldía de la demandada sostenida en el tiempo no se instó en forma adecuada porque el actor conocía y le constaba el verdadero domicilio a través de burofax informando del cambio del mismo.

El FD TERCERO de la STS 3178/2014 explica de un modo sencillo y claro en que consiste la maquinación fraudulenta:

De todo ello cabe extraer la presencia de una actuación fraudulenta en cuanto a la búsqueda de la parte demandada que impidió a ésta la oportunidad de actuar y defenderse en el proceso, causándole indefensión. La sentencia de esta Sala de 15 de octubre de 2005 afirma que «la maquinación fraudulenta está representada por una concreta actuación maliciosa, que supone aprovechamiento astuto y deliberado de determinada situación, llevada a cabo por el litigante vencedor, mediante actos procesales voluntarios directos e inmediatos que ocasionaron grave irregularidad procesal, instaurando situación de indefensión ( Sentencias de 5-7-1994 , 22-5-1996 y 19-2-1998)». Por su parte , la de 13 de junio de 2005 señala que «se estima que hay maquinación fraudulenta en aquel demandante en el proceso, demandado de revisión, que evitó el emplazamiento personal de la demandada del proceso principal, no así de la demanda de ejecución y los actuales demandantes de revisión no conocieron el proceso ni su sentencia, que también se notificó por edictos» .

En igual sentido se ha pronunciado esta Sala en sentencia no 430/2013 (Rev. 47/2009). Se dice en ella que la maquinación fraudulenta «consiste en una actuación maliciosa que comporte aprovechamiento deliberado de determinada situación, llevada a cabo por el litigante vencedor, mediante actos procesales voluntarios que ocasionan una grave irregularidad procesal y originan indefensión ( SSTS de 5 de julio de 1994 , 22 de mayo de 1996 y 19 de febrero de 1998 )….». Se añade que «una de las manifestaciones de la maquinación fraudulenta que permite la revisión de la sentencia es aquella en que incurre quien ejercita una acción judicial cuando oculta el domicilio de la persona contra la que estaba dirigida, alegando que lo desconoce para interesar que se le emplace por edictos y se sustancie el procedimiento en rebeldía ( STS de 14 mayo 2003 , 9 de mayo de 2007 , 6 de septiembre de 2007 ). Esta causa de revisión ha sido relacionada por la jurisprudencia con el derecho a la tutela judicial efectiva y con el carácter subsidiario que, según la jurisprudencia constitucional, debe tener el emplazamiento o citación por edictos, de tal manera que solo cabe acudir a él como última solución cuando no se conoce el domicilio de la persona que deba ser notificada o se ignora su paradero por haber mudado de habitación…..».

Insiste la misma sentencia en que «no cabe prescindir de la llamada a juicio en forma personal cuando existe una posibilidad directa o indirecta de localizar al interesado y hacerle llegar el contenido del acto de comunicación ( STS 19 de febrero de 1998 ). En consecuencia, el actor tiene la carga procesal de que se intente dicho acto en cuantos lugares existe base racional suficiente para estimar que pueda hallarse la persona contra la que se dirige la demanda y debe desplegar la diligencia adecuada en orden a adquirir el conocimiento correspondiente, aunque no cabe exigirle una diligencia extraordinaria ( STS 3 de marzo de 2009 )…..».

Concluye, en cuanto a ello, dicha sentencia afirmando que «la maquinación fraudulenta consistente en la ocultación maliciosa del domicilio del demandado concurre objetivamente no solo cuando se acredita una intención torticera en quien lo ocultó, sino también cuando consta que tal ocultación, y la consiguiente indefensión del demandado, se produjo por causa imputable al demandante y no a aquél ( SSTS 9 de mayo de 1989 ; 10 de mayo de 2006 , 14 de junio 2006 , 15 de marzo de 2007 )» ( STS n.o 297/2011, de 14 de abril REV n. o 58/2009)….».

Mi padre dice que lo barato sale caro y que no vale la pena hacer trampas porque se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

Deja un comentario

Archivado bajo PROCESAL CIVIL