Archivo de la categoría: GESTIÓN DE DESPACHO

Revolución en la Privacidad mundial: EEUU ya no garantiza un nivel de protección adecuado de los datos personales.

 Nota informativa de @LEGISTEL gracias a Noemi Brito Izquierdo @NoemiBritoIzdo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea invalida la Decisión de la Comisión que declara que Estados Unidos garantiza un nivel de protección adecuado de los datos personales transferidos

En un fallo sin precedentes http://curia.europa.eu/jcms/upload/docs/application/pdf/2015-10/cp150117es.pdf y http://curia.europa.eu/juris/documents.jsf?num=C-362/14 , el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha invalidado la Decisión de la Comisión de 26 de julio de 2000 (Decisión 2000/520/CE de la Comisión, de 26 de julio de 2000, con arreglo a la Directiva 95/46, sobre la adecuación de la protección conferida por los principios de puerto seguro para la protección de la vida privada y las correspondientes preguntas más frecuentes, publicadas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos de América) por entender que, por un lado, priva a las autoridades de control europeas de sus competencias y, por otro lado, lesiona el derecho fundamental a la privacidad de los ciudadanos europeos.

Como ya Ud. conoce, la Directiva sobre el tratamiento de los datos personales (Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos) dispone que, en principio, sólo se pueden transferir dichos datos a un país tercero si éste garantiza un nivel de protección adecuado de dichos datos. Según la misma Directiva, la Comisión puede declarar que un país tercero garantiza un nivel de protección adecuado en razón de su legislación interna o de sus compromisos internacionales. Asimismo, la Directiva determina que cada Estado miembro designará una o varias autoridades públicas encargadas de controlar la aplicación en su territorio de las disposiciones nacionales adoptadas sobre la base de la Directiva (autoridades nacionales de control).

A raíz de una cuestión prejudicial realizada por el Tribunal Supremo irlandés, sobre si dicha Decisión de la Comisión impedía a una autoridad nacional de control investigar una denuncia en la que se alega que un país tercero no garantiza un nivel de protección adecuado y, en su caso, suspender la transferencia de datos denunciada el TJUE ha aclarado y fallado lo que sigue:

1.- Que la Decisión de la Comisión de 26 de julio de 2000 anulada privaba a las autoridades nacionales de control de sus facultades, en el supuesto de que una persona impugnara la compatibilidad de la Decisión con la protección de la vida privada y de las libertades y derechos fundamentales de las personas, y que la Comisión carecía de competencia para restringir de ese modo las facultades de las autoridades nacionales de control.

2.- En relación al punto anterior, que, a pesar de que la competencia para declarar la invalidez de un acto de la Unión recae en el TJUE, las autoridades nacionales de control (en el caso español, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)) a las que se haya presentado una solicitud pueden, -aun cuando una Decisión de la Comisión declare que un país tercero ofrece un nivel de protección adecuado de los datos personales-, examinar si la transferencia de los datos de una persona a ese país respeta las exigencias de la legislación de la Unión sobre la protección de esos datos, así como acudir ante los tribunales nacionales, – al igual que lo puede hacer la persona interesada -,con el fin de que éstos planteen una cuestión prejudicial sobre la validez de esa Decisión.

Dicho de otro modo, la existencia de una Decisión de la Comisión que declare que un país tercero garantiza un nivel de protección adecuado de los datos personales transferidos no puede dejar sin efecto ni limitar las facultades de las que disponen las autoridades nacionales de control en virtud de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y de la Directiva.

Por consiguiente, cuando una autoridad nacional de control, o bien la persona que haya presentado una solicitud a ésta, consideren que una decisión de la Comisión es inválida, esa autoridad o esa persona deben poder acudir ante los tribunales nacionales para que, en caso de que éstos también duden de la validez de la decisión de la Comisión, puedan plantear una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia.

3.- Que el sistema de Safe Harbor en EEUU es únicamente es aplicable a las entidades estadounidenses que se hayan adherido voluntariamente al mismo, de modo que las autoridades públicas estadounidenses no están sometidas a dicho régimen. Es más, las exigencias de seguridad nacional, interés público y cumplimiento de la ley de Estados Unidos prevalecen sobre el régimen de puerto seguro, de modo que las entidades estadounidenses están obligadas a dejar de aplicar, sin limitación, las reglas de protección previstas por ese régimen cuando entren en conflicto con las citadas exigencias. El régimen estadounidense de puerto seguro posibilita de ese modo injerencias por parte de las autoridades públicas estadounidenses en los derechos fundamentales de las personas, y la Decisión de la Comisión no pone de manifiesto que en Estados Unidos haya reglas destinadas a limitar esas posibles injerencias ni que exista una protección jurídica eficaz contra éstas.

4.- Que una normativa que permite a las autoridades públicas acceder de forma generalizada al contenido de las comunicaciones electrónicas lesiona el contenido esencial del derecho fundamental al respeto de la vida privada.

5.- Que una normativa que no prevé posibilidad alguna de que el justiciable ejerza acciones en Derecho para acceder a los datos personales que le conciernen o para obtener su rectificación o supresión vulnera el contenido esencial del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, cuando esa posibilidad es inherente a la existencia del Estado de Derecho.

En definitiva, que el TJUE ha invalidado la Decisión de la Comisión de 26 de julio de 2000 y con ello el sistema de puerto seguro o de “safe harbor” existente en la actualidad con EEUU.

Tal y como destaca la AEPD la nota de prensa publicada en su web hoy mismo, “(…) Las Autoridades europeas de protección de datos, que ya observaron deficiencias en el Puerto Seguro y las plasmaron en varias cartas y dictámenes, han planificado actuaciones para coordinarse en el análisis de las implicaciones de la sentencia y en las actuaciones nacionales que deban llevarse a cabo, garantizando una aplicación consistente de la misma en todos los países de la UE (…)”. Nota de prensa accesible desde:https://www.agpd.es/portalwebAGPD/revista_prensa/revista_prensa/2015/notas_prensa/news/2015_10_06-ides-idphp.php

Por lo tanto, que habrá que esperar acontecimientos y nuevos posicionamientos de la AEPD en relación a la aplicación efectiva en estos casos de la normativa española sobre transferencias internacionales de datos.

Anuncios

Deja un comentario

6 octubre, 2015 · 15:22

CAMBIOS EN LA PRÁCTICA DE LA ABOGACÍA (III) “LA MALDICIÓN DEL COMMODITY”

CAMBIOS EN LA PRÁCTICA DE LA ABOGACÍA (III) “LA MALDICIÓN DEL COMMODITY”

Esto es un post así que no esperéis profundización en las ideas. Si queréis profundizar me invitáis a un café o a un té que está la cosa apretada.

Esta semana tuiter ha estado abriendo el debate de ¿una nueva tendencia? sobre la estandarización de los servicios/productos legales (mutatis mutandi, commodity o productos genéricos que no tienen diferencias con las ofertas de otros competidores o éstas no son apreciadas por los clientes –un ejemplo son los productos financieros idénticos entre competidores/productores como préstamos-).

Este fin de semana he leído post de un compañero (y, sin embargo, amigo), Emilio Aparicio que ser remite a otro compañero (y, sin embargo amigo también, Luis Cazorla) sobre los Despachos Low Cost; Emilio dice que : “Aclarar que tampoco comulgo con eso de automatizar procesos de poco valor. Si no se aporta valor jurídico no hablamos de abogados, hablamos de otra cosa, aunque haya procesos y/o actuaciones que hayan venido siendo realizados por, entre otros, abogados. El quién no hace el qué”

Hoy he leído el interesante post de @F_Mier  en el blog de @mt_law sobre un probable futuro (ya es posible) sobre la edición automática de documentos y su transformación en modelo de negocio escalable:  “El abogado tradicional no podrá vender con beneficio una información que será accesible a todos en las webs, a un precio sin competencia. Los procesos estandarizados o de escaso valor añadido -una parte muy fundamental del mercado legal -, verán sus precios drásticamente reducidos, de forma que hará imposible competir a las firmas con costes tradicionales para la producción del mismo servicio.”

Creo que los dos tienen razón.

Hoy las webs venden información legal (pienso en modelos/formularios de contratos), divorcios -tu rellenas el formulario-, particiones de herencias o consultas a 1 €. Este sistema automatizado impide competir en costes a los despachos profesionales. Pero esas webs no son abogados. Podrán ser complementos, incluso una forma de captación de clientes (ésta es mi opinión), pero nunca serán abogados. De hecho, yo estoy en muchas webs de consultas de abogados de muy bajo precio para estar y poder captar al cliente pero el precio final es el que yo establezco según la complejidad del asunto y el trabajo realizado.

 La idea que desarrollo de la estandarización del servicio o commodity es, por ejemplo, los formularios de contratos.

Antes el abogado adquiría el libro de formularios –hoy en base de datos editable-, lo cumplimentaba conforme a las necesidades del cliente y “lo vendía” con el valor añadido consistente en la cumplimentación. Los formularios siempre han existido pero hay que saber cumplimentarlos. Vid.- Fuentes Lojo, por dar un nombre que conocemos todos.

Como he expuesto, el valor añadido está, a mi entender que someto a mejor criterio en derecho, en rellenar el formulario, adecuadamente, en beneficio del cliente.

Dos ejemplos actuales de lo difícil que es rellenar un formulario o el peligro de hacerlo mal:

 a) mítico cliente que llega al despacho que ha estudiado el asunto en internet o se ha comprado un código civil y te explica el razonamiento jurídico del asunto que te viene a consultar. Este será el gran perjudicado del commodity puesto que seguramente su compra de servicio legal barato le traerá muchos problemas.

 b) funcionario de justicia (genérico) que rellena resoluciones que nos llegan al despacho que, literalmente dicen “(completar con los datos)”, “(incluir hechos denunciados)”; y,

Por lo tanto, en la parte que entiendo que Fernando tiene razón es que al adquirente del servicio legal, commodities, no le importa quién vende o produce el commodity por lo que su marca no importa; y, el consumidor del servicio legal que lo considera un commodity tendrá el comportamiento racional de elegir el más barato; tal y como expone Sergio Maturana.

 Para evitar la maldición del commodity en el sector legal, como en cualquier otro (empecemos a entender y asimilar que somos empresas), hay que ofrecer un vínculo emocional y diferenciar el producto. Ahí está la idea de Emilio. La diferenciación del producto la debe potenciar el abogado aportando el valor añadido al producto y que ese valor lo perciba el cliente.

Una idea es que alguien haga anuncios tipo “Lea las instrucciones de este formulario, en caso de duda consulte a su abogado”

Por último, cada cliente es un mundo, cada mundo tiene unas características susceptibles de ser segmentadas y cada abogado tiene un target. ¿Nos adaptamos al cliente o el cliente a nosotros? ¿Cómo llegar mejor a ese target? ¿Cómo mejorar ese target? Ni, idea. Si lo supiera no estaría trabajando. Seguramente vendería mis conocimientos a otros abogados y estaría en la playa o jugando al golf.

1 comentario

3 marzo, 2014 · 18:50

CAMBIOS EN LA PRÁCTICA DE LA ABOGACÍA (II). ¿LA NECESIDAD DE UN DESPACHO FÍSICO BIEN UBICADO?. OTRAS POSIBILIDADES.

Este es el segundo post de una serie de ellos en los que intentaré plasmar lo que para mi, hoy, pueden ser futuros cambios en la práctica de la abogacía a nivel gestión de despacho. Los post están escritos desde la percepción subjetiva de quién trabaja en un despacho en un pueblo alejado de la ciudad, de la capital de provincia y de la cabeza de partido judicial; pero quiero creer que no lejos de la realidad.

Hay un tipo de abogacía que necesita un despacho físico céntrico, que permita un posicionamiento en una zona determinada y que de “glamour” (no lo entiendan como algo despectivo). En una charla de gestión, el relator nos explicaba lo que era la decoración y ambiente “DIEZ MIL” porque daba igual el asunto que llevases al despacho, lo mínimo para el estudio del asunto y asesoramiento eran diez mil euros. Seguramente sea cierto.

Pero hay otro tipo de abogacía, creo yo que mayoritaria, en la que el gasto fijo de “suelo y posición” no concede la “percepción diez mil”. Para ellos está pensado este post.

Antes el despacho físico era necesario porque la necesidad de consulta y apoyo obligaba a acudir a los libros de consulta, expediente, zonas, el lugar físico en donde te puede encontrar tu cliente.

Hoy en día, la LOPD te obliga a destruir o entregar expedientes o puedes consérvalos escaneados, los libros de consulta y la jurisprudencia los puedes tener on line (ver post anterior); la consultas de los clientes pueden hacerse vía hang out, skype, facetime, etc y , en cualquier caso, puedes alquilar salas de reunión en tu ciudad lo más cerca del cliente y facilitar este contacto personal. Hasta existen hoteles que te ofrecen una “tarjeta de club” para tener una tarifa plana de uso de salas y descuentos en comidas de trabajo.

En mi caso, tengo un humilde despacho en el pueblo en donde vivo y me desplazo a las oficinas de las empresas que asesoro, vamos, lo que llevan haciendo la mayoría de los asesores fiscales para ver las contabilidades (al menos los que yo conozco).

El otro día leí un artículo sobre la geolocalización del abogado y la transversalidad de los conocimientos de los abogados del futuro. Conozco, porque estoy metido en ellos, proyectos de geolocalización vía google maps, en donde el cliente puede buscar el abogado por zona y especialidad que más le interese.

Hoy las webs de consultas low cost están a la orden del día. Ya he visto webs que han abierto mercado con consultas por videoconferencia, el futuro ya es el presente y los despachos físicos permanente pasarán a la historia. Los despachos serán, en un futuro, un call center deslocalizado de secretaría telefónica, un teléfono y un ordenador con videoconferencia ¿o eso ya es hoy?

Deja un comentario

21 febrero, 2014 · 10:25

CAMBIOS EN LA PRÁCTICA DE LA ABOGACIA. (I). LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA BASE DE DATOS. BIBLIOTECAS JURÍDICAS VIRTUALES

Este es el primer post de una serie de ellos en los que intentaré plasmar lo que para mi pueden ser futuros cambios en la práctica de la abogacía a nivel gestión de despacho con el fin de facilitar la eficiencia del abogado. Los post están escritos desde la percepción subjetiva de quién trabaja en un despacho en un pueblo alejado de la ciudad, de la capital de provincia y de la cabeza de partido judicial; pero que intenta no estar lejos de la realidad.

Los Tomos de Aranzadi no son útiles salvo para decorar. Se que todos tenéis o usáis bases de datos. Pero cada día me encuentro a más gente con la que intercambio opiniones que se queda con el CENDOJ y lo que ofrecen los colegios.

Hace poco lancé en twitter una pequeña consulta para testear qué tipo de base de datos usaba la gente, en qué se fijaba. Llamé a varias e hice la demo de ellas. La semana pasada me visitó un comercial de una no tan conocida base de datos a la vista de la consulta de twitter, pero que a mi me había gustado.

Como buen comercial de “literatura jurídica” se fijó en los libros de mi estantería, el tipo de ordenador que tengo y algún detalle más. Lo se porque me lo dijo, tampoco soy tan listo.

Lo primero que me dice -supongo que para entrar con buen pie- es que mi pequeña biblioteca le parece muy interesante. -“Está muy bien, muy completa. Es muy raro ver a alguien de esta zona ese tipo de libros. Te voy a ofrecer un producto que ya se que me lo vas a comprar”. Me calculó a golpe de vista el precio de mercado de mi humilde zona de consultas. Acertó. Yo no podría, por presupuesto y necesidad, permitirme una completa biblioteca de papel. (He estado en la sala de consulta de varios despachos de prestigio; increíble. Recuerdo uno que solamente tenía bibliografía de Derecho Laboral -ese despacho solo se dedica a laboral-; preciosa.  En aquella sala tenían, según me explicó un abogado de la casa, TODOS los libros que se publicaban al año de esa rama del derecho).

Pero volvamos a mi pequeño despacho. El comercial me ofreció una biblioteca virtual integrada en una base de datos. ¡La compré!

Ahora, desde cualquier conexión a internet, tengo una biblioteca completa, doctrina, jurisprudencia, formularios actualizados, normas actualizadas, temas, esquemas procesales, gestión de expedientes, noticias, etc. Es decir, tengo, a golpe de click, toda la información que necesito para realizar con un mínimo de precisión mi trabajo.

Las normas, los cambios de interpretación de las leyes por los órganos jurisdiccionales del estado, la doctrina, la necesidad de apoyarte en formularios actualizados cuando en un año hay tres modificaciones legales. HOY EN DÍA UNA BUENA BASE DE DATOS CON BIBLIOTECA VIRTUAL ES LA MEJOR INVERSIÓN QUE SE PUEDE HACER porque nos permitirá abaratar costes en compra de libros y/o tiempo de desplazamientos a las bibliotecas de nuestros colegios profesionales.

Se que muchos compañeros os apoyáis en el CENDOJ, otros no os gustan los formularios, hay webs que tienen todas las normas actualizadas diarias, webs con formularios, las bases de los colegios, etc. Pero la eficiencia de una buena base de datos os permitirá rendir más, ser más eficientes y no desplazaros a las biblios de vuestro colegio.

La eficiencia es tiempo, el tiempo es calidad de vida y los desplazamientos consumen mucho tiempo.

Deja un comentario

16 febrero, 2014 · 16:57

EL DERECHO Y LA TECNOLOGÍA

Lo mejor de este post va a ser el título, no lo dudéis.  No esperéis que os abra los ojos a un mundo maravilloso de ceros y unos; ni tampoco al Derecho y las TIC. Este post está orientado a la utilización de la tecnología y cosas que podemos hacer para mejorar nuestra eficiencia y calidad de vida.

He hecho un fugaz viaje y, además de afianzar relaciones personales, he aprendido mucho, muchísimo. Lo malo de vivir tan lejos es la sensación de aislamiento y dificultad de una charla offline. No obstante, he percibido es que estoy más actualizado de lo que yo pensaba. Lo que más me sorprendió conocer que ninguno de los cuatro despachos que visité tenía implementada la doble pantalla en los ordenadores -o al menos las zonas de trabajo en las que yo me fijé-

Esta sencilla mejora de Hardware la hemos comentado muchísimo Emilio Aparicio y yo –incluso creo que conseguimos convencer a Asun Peix (o al menos eso quiero pensar) de poner una doble pantalla (Emilio y yo la tenemos)-. La implementación de un hardware básico permite una productividad increíble. El día que lo probéis os daréis cuenta que engancha la segunda pantalla. Yo ya estoy pensando en una tercera.

Otras utilidades tecnológicas que uso, vía software, es el Air Display. Utilizo mi iPad como segunda pantalla de mi portátil; no sorprendo a nadie si digo que todo el mundo utiliza Evernote para notas genéricas sobre temas; el mail lo tengo configurado con un sistema de buzones inteligentes que permiten un orden automático a la recepción, según asunto o remitente; tengo un gestor de expedientes hecho en Bento que me permite acceder a todo el expediente escaneado de forma ágil y dinámica y, por último, he suscrito una base de datos que me permite tener una magnifica biblioteca virtual para consultas on line sin limite de publicaciones de esa editorial en tarifa plana. No más libros en papel. No más costes y si más eficiencia.

Hoy he leído en el blog de @mt_law un post sobre Reinventalaw. Me quedo con esta parte: “Andy Wilson al recomendar a los desarrolladores que hagan aplicaciones que permitan a los abogados hacer sus tareas de forma más económica, mejor y más rápido (“cheaper, better & faster”). También de ello habló Basha Rubin al sentenciar que la automatización de documentos está aquí y va a quedarse (en referencia a Legal Zoom y Rocket Lawyer)”. La negrita y subrayado son nuestros.

“Cheaper, better & faster” la tecnología aplicada al derecho, el futuro o el presente, según como lo miremos; o cómo puede ser más útil para un despacho de abogados un programador que los propios abogados (en mi particular opinión)

Parece que fue hace un siglo cuando desde el despacho colaboramos, con nuestro feedback, con Thomson Reuteres con su eReader Proview, aquí. Una verdadera novedad para el sector hace ya año y medio que desconozco si llegó a tener un verdadero éxito.

Aquella experiencia provocó que mi inquietud tecnológica se disparase y nació mi convicción de que cualquier abogado con un doble click puede mejorar su eficiencia y su vida personal.

8 comentarios

Archivado bajo GESTIÓN DE DESPACHO, Sin categoría

ERRORES DE COMUNICACIÓN.

Soy el típico abogado que lee, relee; cambia y vuelve a cambiar sus escritos. Soy el tipo de abogado que para enviar una carta, un mail o un mensaje lo piensa dos veces.

Además de esta manía me gustan este tipo de temas y, en mis ratos libres, leo artículos, estudios y opiniones sobre la comunicación escrita.

¡Pues hoy he metido la pata hasta el fondo!

La dinámica de multifunción, velocidad, interés por agradar y contestar de modo inmediato me ha jugado una mala pasada.

Todo el mundo recomienda, acertadamente, que, antes de responder un mail, lo leas dos veces, lo asimiles y lo contestes sentado en el despacho de modo pausado y reflexivo. ¿qué hice yo? Pues todo lo contrario.

Hoy me enviaron un mail con un estudio que había pedido como favor. El amigo al que se lo pedí, se interesó (y molestó) en solicitarlo y una tercera persona me lo envía.

Primer error: Las prisas e incumplir todas las normas lógicas y que da la experiencia para contestar un mail.

Segundo y más grave error: confundí a este amable compañero que me envía el informe con un seguidor de twitter, al compartir apellido.

A partir de ahí vino la debacle: Mi contestación del primer mail fue cercana y del estilo de contestar a un amigo que te conoce. ¡Desastre!

Además, después de una lectura rápida del informe le hice una nota para actualizar una parte del mismo.

Creo que la velocidad de respuesta la tomó -o eso percibí en su respuesta- como un comentario inapropiado (después de leer dos veces el mail que envié me lo hubiera tomado igual).

Tercer error: querer arreglar los anteriores errores con otro mail confuso y errático.

Un rato más tarde, después de darle vueltas a mi cabeza, me pongo a leer el mail que le envié con las respuestas y me siento fatal ¡Qué metedura de pata! Pues, con las prisas, se me ocurrió la feliz idea de enviarle otro mail con el fin de puntualizar y aclarar mi anterior mail ¡Nuevo error!

Ya enviados todos los mails, los releo y no tienen orden, estructura ni sentido.

Además con la rapidez y el intento de arreglar el malentendido rápido (el corrector del Iphone no ayudo en nada) he cometido más faltas de ortografía que en toda mi vida académica.

Después de hoy, si este compañero me considera un profesional apto será un milagro porque la impresión que debe tener es ¿Quién es el cazurro éste? Y, sabéis que, tiene toda la razón.

La moraleja: antes de contestar un mail aunque sea de un amigo debemos sentarnos, reflexionar lo que vamos a comunicar, estructurarlo de modo claro y sencillo y leerlo antes de hacer click en el botón de enviar. Nunca se sabe a quién se le va a contestar.

4 comentarios

15 noviembre, 2013 · 16:19

FORMACIÓN DE DESPACHOS VIRTUALES

No hay viento favorable para el que no sabe dónde va“. La cita se atribuye a Séneca.

Dudo que Séneca imaginase el mundo globalizado de hoy en día. Julio Verne pudo visualizar la llegada a la luna y al centro de la tierra pero no internet…

La globalización, internet, los medios digitales, es un mundo de posibilidades.

Hace no tanto tiempo alguien con una forma de pensar diferente ideó un producto llamado Legalitas -no pretendo entrar en polémicas- y creó una red de colaboraciones a través de una idea y una apuesta diferente de abogacía. Hace poco leí que grandes despachos estaban estudiando implementar una linea low cost en sus firmas. Las cosas cambian y el mundo se mueve.

Los pequeños despacho debemos movernos. La abogacía clásica está cambiando. Cada día, en mi twitter, el serio @ABELEDOABOGADOS y el menos serio @luisabeledo, tengo nuevos seguidores que abren sus cuentas, cada día más gente tiene blog y nadie discute la necesidad de tener una web.

¿Hacia donde podemos movernos de un modo austero y barato para posicionarse en el mercado?

No es nuevo, no invento la pólvora, las colaboraciones entre despachos y profesionales han existido siempre; muchos despachos formados por varios compañeros funcionan así: gastos en común, cada uno trabaja de modo independiente y beneficios para quién lo trabaja; o la Comunidad de Bienes para quienes quieran poner a prueba la amistad.

La idea que propongo es la generación de una marca común y que cada pequeño despacho lo aproveche. Muchos despachos que colaboran entre ellos lo han hecho. Crear una red de despachos bajo nombre comercial no es nueva, yo he visto muchos; pero no de pequeños despachos sino de despachos medianos que se convierten en “grandes”. Funcionan con un nombre comercial común en web pero individual en su “jurisdicción” (permitidme la licencia de palabras).

Este sistema de organización profesional -y empresarial- antes era muy costoso, viajes, reuniones, puentes aeréos… Hoy con un programa informático en la nube, un email, un servicio de secretariado on line y videoconferencias es eficiente, barato, cómodo y lo más importante… es posible.

Mi despacho da cobertura en Tenerife a muchos despachos, sobre todo Madrid y Galicia, que quieren dar servicio a sus clientes establecidos en Canarias pero el coste de abrir una oficina o el viaje por una vista es muy costoso. Funcionamos por mail y videoconferencia de modo rápido, eficiente y a bajo coste.

Quizá es el momento de proponer crear una marca conjunta. Quizá es momento de integrar mi despacho en una red de colaboradores en toda España. Quizás deba avanzar hacia nuevas posibilidades… Quizás.

3 comentarios

2 noviembre, 2013 · 18:28

EMPATÍA CON EL CLIENTE.

Ayer lo pasé mal. Muchos nervios. ¿Tenía algún problema personal? No. Es la empatía con el cliente.

La mayoría de las veces nos pasa. Los abogados sentimos empatía con el cliente y, si tenemos la suerte de tener algo de trabajo, podemos pasarlo muy mal.

Mi pequeña aventura de ayer es sencilla. Promotor inmobiliario que tiene un edificio sin vender. Llevamos años, !si, años! negociando la entrega. Primero los problemas de riesgos, después la primera fusión fría de cajas, después la compra de la cajas a cajas, la reestructuración orgánica de los puestos internos, etc.

Nosotros no podemos dejan que crean que estamos tensos, nerviosos, que la larga negociación y trabajo se puede quebrar por un simple malentendido en la entrega de un papel original en el momento previo a la firma, etc

Ayer me tuve que coger la tarde libre, son sábados y domingos trabajando para sacar todo a tiempo, como un buen restaurante, los platos en su punto y a la vez. Pues esto es igual.

El abogado debe mantener la serenidad, el temple, y si hay un contratiempo que parezca que no tiene importancia; todo debe parecer que está bajo control aunque sea un caos.

2 comentarios

Archivado bajo GESTIÓN DE DESPACHO

DECÁLOGO PARA ABOGADOS DE JOSE MARÍA CERVELLÓ GRANDE.

En twitter, como no, he leído a

Raul Gamez ‏@R_Gamez: +1000 RT”@javierbustillo: Avisos de un abogado y profesor ya jubilado… http://goo.gl/ktOQUM 

El origen es la web http://www.legalclick.info/jose-maria-cervello/

He tenido la necesidad de transcribirlo al blog para tener la oportunidad de releerlo cuando encuentre tentaciones.

Se atribuye a don José María Cervello Grande este decálogo:

“1.- Controlar la vanidad porque si no se termina violando el secreto profesional, que es el primer deber sagrado de un abogado.

2.- Controlar la ambición económica porque es la puerta para incurrir en un conflicto de interés.

3.- Recordar que cuando ponemos nuestra placa de abogado, estamos haciendo una oferta pública de contrato que se perfecciona cuando el cliente entra por la puerta. Incluso si rechazamos el caso, quedamos obligados para siempre por el secreto y por el conflicto de interés.

4.- Si aceptamos a un cliente y luego averiguamos que la otra parte es mejor cliente, no podemos dejar al primero por secreto profesional y por conflicto de interés.

5.- Para demostrar nuestra valía no podemos ser soberbios, prepotentes ni despreciativos con los demás. El precio de esa actitud es la pérdida de la valía personal.

6.- Hay que mantener una buena relación con el abogado de la otra parte porque eso redundará en beneficio de ambos clientes.

7.- Los documentos preparados para un cliente son suyos y sólo él dispone de su uso.

8.- Cuando en un grupo alguien prepara un documento no se puede ocultar su participación y apropiárselo.

9.- Los vínculos familiares y de relación personal en sentido amplio no abren una puerta a la transmisión de secretos profesionales.

10.- En un grupo no se puede subir dejando muertos y heridos, eso se termina pagando.”

José María Cervelló Grande

Deja un comentario

Archivado bajo ABOGACIA, GESTIÓN DE DESPACHO